lunes, 29 de marzo de 2010

Miles de lucenses gastan hasta 600 euros para no quedarse sin televisión

Si es que cuando el Gobierno dice que algo va a llegar a todos, prepárate...

Miles de lucenses han tenido que afrontar un gasto cercano a los 600 euros para poder seguir viendo la televisión después del apagón analógico, previsto para el próximo viernes, 2 de abril. La mayoría vive en núcleos rurales situados en las llamadas «zonas de sombra», en donde la señal de la Televisión Digital Terrestre (TDT) llega con poca potencia o ni siquiera llega. Estos ciudadanos se han visto obligados a adaptar sus televisores con equipos de recepción vía satélite, cuyo precio de venta al público, que ronda los 185 euros, es entre cuatro y cinco veces más caro que el de los receptores terrestres convencionales. «Un TDT normal vale entre 30 e 35 euros, pero esta xente, só polo feito de vivir en sitios aillados, está quedando marxinada e ten que gastar cerca de 600 euros», critica un instalador del sur lucense.

Para que un hogar disponga de la TDT por satélite es imprescindible que instale una antena parabólica, un cableado especial y un receptor para cada pantalla de televisión. El coste de la operación se multiplica ya que al precio de estos dispositivos hay que añadir los gastos que conlleva la mano de obra y el kilometraje de los instaladores. En este sentido, los hogares que presentan este tipo de incidencias suelen estar alejados de las ciudades y las villas, donde se ubican las empresas de instalación autorizadas para realizar la adaptación por satélite. Y son necesarios un mínimo de 2 viajes para completar la adaptación, ya que el reglamento estatal obliga a certificar de manera oficial que la vivienda no tiene cobertura terrestre de TDT. Solo así concede el permiso para instalar el sistema por satélite.

Un proceso muy burocrático

«Primeiro esíxenche ir á casa do cliente para tomar as medidas que verifiquen que non lle entra o sinal terrestre. Con eses datos temos que facer un informe técnico que hai que completar con fotos do Sigpac (Sistema de información xeográfica de parcelas agrícolas) ou de Google Earth nas que se vexa onde está situada a casa. Logo temos que enviar a solicitude á Xunta de Galicia, que nos esixe ademais que no negocio dispoñamos xa dun equipo de TDT por satélite preparado para instalarlle ao cliente», relató un profesional autorizado que trabaja en la provincia. Señala que la respuesta de la Xunta tarda en llegar desde unas horas a «catro días». Cuando la contestación es positiva, el instalador se desplaza por segunda vez a la casa del cliente y procede a la colocación de la antena parabólica y a la adaptación de los televisores.

Los gallegos estamos cansados de que los políticos se excusen alegando que la culpa de todo esto es la orografía...

2 comentarios:

luischo dijo...

Mis abuelos entre ellos, no pagaron por la satélite pero la TDT llega cuando llega, cuando no pues paciencia... Y explícales tú como funciona la nueva tele, sí...

raul_ams dijo...

Pues ya tienes deberes para estas vacaciones: explicarles como funcionan la TDT ;)))